Compartiendo la vivencia

Visitar instituciones de educación superior como la Universidad de Boston permite redimensionar la visión de futuro de una universidad consolidada. No solo por su escala, alcance y desarrollo, sino por su nivel de organización, que se percibe en cada instalación y actividad.

Siempre que participo en un acto de graduación, me vienen a la mente mis convicciones sobre la importancia de la educación para el ser humano y la sociedad, una sociedad de hombres cultos es sin duda una mejor sociedad. También, que el inicio de una carrera profesional no debe ser interrumpida en ninguna circunstancia y ser parte del fin en mente del graduado, del joven bachiller o del adulto que reinicia su carrera.

Me viene a la mente, en esta ocasión, la importancia de la transformación digital, de la universalización de la educación, de los factores que hoy necesitan aceleración para mejorar las tecnologías educativas.

Fomentar alianzas estratégicas y estar al pendiente todos los días de los avances y las tendencias que registra la educación al nivel global debe ser un objetivo de trabajo de nuestros colectivos académicos.

Esta experiencia de la entrega No. 149 de los títulos en el Nickerson Field, Boston. Massachusetts, Universidad de Boston, será para mí, junto al regocijo familiar, un evento inolvidable. Comparto algunas imágenes del evento.

FELIZ 22 ANIVERSARIO

Es mi honor felicitar a los directivos, docentes, estudiantes y administrativos de la Universidad Metropolitana del Ecuador en este 22 aniversario. Hoy nos enorgullece decir que el viaje recién comienza, a pesar de que veintidós años de travesía parecen vastos.

Sabemos navegar con el viento en contra

Construir el futuro de la educación superior en el Ecuador no es tarea sencilla. No obstante, ninguna empresa es imposible cuando en ella se aventuran aquellas personas que con afán e integridad apuestan a una causa noble, y desempeñan invaluables labores en función del progreso. Y qué mejor causa que la de educar para construir un futuro en el que cada individuo, en todas las regiones del país; sin discriminación de género, credo, orientación sexual, etnia, cultura, preferencia política, condición socioeconómica, de movilidad o discapacidad, tenga acceso a una formación de calidad, y pueda contribuir con su profesión a crear una sociedad próspera y equitativa.

Las acciones que la Fundación Metropolitana realiza por medio del auspicio a la Universidad Metropolitana del Ecuador, permiten fomentar la virtualización de la enseñanza. De esta manera hemos avanzado en la consecución de un impacto significativo en la vida de muchas personas, con la premisa de facilitar una educación diferente, por su carácter inclusivo e innovador. La convicción de que el cambio no es sólo pertinente, sino que es necesario, es la única certeza que ayuda a edificar un escenario prolífico para todas y todos. 

Con los resultados recientes en pos de la materialización del innovador proyecto “Netlife Learning” avanzamos en un proceso que hará posible la inclusión masiva en la Educación Superior, como consecuencia de la creación de productos educativos, conforme a un modelo educativo y pedagógico consecuente con las nociones de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación.  La posibilidad de utilizar la tecnología como un medio facilitador de experiencias educativas inclusivas, significa el inicio de una nueva era en el desarrollo socio-económico del país, fruto del compromiso de la Fundación Metropolitana y de la Universidad Metropolitana del Ecuador con la formación de profesionales competentes, artífices de la transformación y evolución.

Muchas gracias a todas las instituciones nacionales e internacionales, a las universidades, al Colegio de Contadores, al Consejo de Educación Superior, a todas y todos, por sus felicitaciones y reconocimientos.

EL PARADIGMA DE LA COMPLEJIDAD VISTO DESDE LA REALIDAD ECUATORIANA EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR

APUNTES PARA UNA REFLEXIÓN Y DEBATE.

Reflexionando sobre varios temas de educación superior en el Ecuador recopilé estos apuntes que les ofrezco a consideración.

El objetivo de este texto es mostrar los principios epistemológicos sobre los que se apoya el Paradigma de la Complejidad y la Teoría del Caos, así como también contextualizar su desarrollo en el marco del debate epistemológico actual. Este Paradigma aglutina a científicos de diversos campos de conocimiento que insisten en la conveniencia de adoptar nuevos modelos teóricos, metodológicos y, por ende, una nueva epistemología, que permita a la comunidad científica elaborar teorías más ajustadas de la realidad. Teorías que permitan diseñar (modernizar) y poner en prácticas modelos de intervención social, educativa, política, económica, ambiental, cultural, más eficaces que ayuden a pilotar y regular las acciones individuales y colectivas. Subyace en esta actitud reformista un firme intento de reformar la racionalidad sobre la que la ciencia y la tecnología se han venido apoyando en la sociedad ecuatoriana.

Esta actitud reformista afecta indistintamente tanto a las ciencias empírico – naturales como a las ciencias sociales y humanas y, en consecuencia, incide asimismo en las Ciencias de la Educación. Los valores epistémicos que motivan esta reforma del pensamiento son, entre otros, los siguientes:

  1. Conocer para hacer; es decir, combinar los conocimientos teóricos con los de acción.
  2. Conocer para innovar; o lo que es igual, conocer para crear nuevos conocimientos, más allá del saber técnico – aplicacionista.
  3. Conocer para repensar lo conocido o pensado; es decir, epistemologizar el conocimiento, poner a prueba las categorías conceptuales con las que el científico o el tecnólogo trabajan para hacer inteligible o manipulable la realidad de la realidad que se desea estudiar o sobre la que se desea intervenir.

Paradigma de la Complejidad y transdisciplinariedad

La vocación analítica de la ciencia positivista genera un saber especializado, reduccionista y fragmentado. Los esfuerzos interdisciplinares, aun cuando nos ayudan a prevenir los excesos de especialización y de compartimentalización del saber, no resultan suficientes para dar cuenta de la complejidad de los fenómenos, sean biofísicos o socioculturales. Es decir, la interdisciplinariedad no resulta una estrategia válida para dar cuenta del entrelazamiento de las múltiples dimensiones sobre las que se organiza la realidad como un Todo, o, lo que es lo mismo, como una unidad interrelacionada (complejidad). Para superar este reduccionismo, el Paradigma de la Complejidad postula la necesidad de organizar el conocimiento científico desde la transdisciplinariedad. La proyección transdisciplinaria de las ciencias persigue como objetivo, siguiendo a Edgar Morin (2001:32 y s.) «no un sector o parcela sino un sistema complejo que forma un todo organizador que operan el restablecimiento de conjuntos constituidos a partir de interacciones, retroacciones, interretroacciones y constituyen complejos que se organizan de por sí». El epistemólogo y físico teórico Basarab Nicolescu, director del CIRET, ha precisado aún más esta noción. Por transdisciplinariedad entiende aquellos que se sitúa a la vez entre las disciplinas (interdisciplinariedad), a través de las disciplinas (pluridisciplinariedad) y más allá de las disciplinas (transdisciplinariedad) cuya finalidad es la comprensión del mundo presente a partir de la unidad del cocimiento. Unidad que no opera por reducción, como es lo propio de la Ciencia Positivista, sino integrando y dando cuenta de la pluralidad, de la diversidad, de las propiedades emergentes de la realidad, como evidencia la Teoría del Caos.

Teoría del caos y Paradigma de la complejidad constituyen los actuales modelos científicos transdisciplinares de los que se nutren teóricos de diversas áreas científicas, desde la Física, la Química, la Neurofisiología, la Biología y la Medicina hasta el Derecho, la Sociología, la Economía y la Pedagogía para aproximarse a sus respectivos objetos de estudio. Desde el punto de vista aplicado, la existencia de software permite descubrir posibles comportamientos caóticos que pueden originarse tras la modelización e implementación de un determinado programa o modelo pedagógico mediante el empleo de la metodología basada en el análisis de sistemas: Modelización y Simulación. Un ejemplo de aplicación de la Teoría del Caos en Pedagogía nos la ofrecen Rius Lozano, M. et al (2002) y su equipo de investigación. El estudio, enmarcado en el Proyecto Transdisciplinar «La Teoría del Caos y sus aplicaciones a la evolución, autoorganización, predicción y control de sistemas complejos naturales y sociales, aplican la Teoría del Caos y el Análisis Sistémico (Paradigma de la Complejidad o Paradigma Sistémico) como metodología de análisis (conceptual y estadístico) para analizar la influencia del sistema educativo.

Por ejemplo, más allá de concebir el sujeto (aprendiz) como un sistema exclusivamente psíquico (léase cognitivismo), se le concibe como sistema complejo o totalidad interrelacionada y, en consecuencia, como sistema biopsíquico y sociocultural simultáneamente. Frente a la visión analítica y mecanicista de la ciencia clásica positivista, preocupada por observar y explicar una sola dimensión de la realidad biofísica, psíquica o social, la nueva ciencia que inaugura el Paradigma de la Complejidad proyecta una visión unificadora de la naturaleza y la sociedad. Unificación que excluye toda pretensión reductora, como hizo la ciencia positivista, para lograrla a partir de la integración de todos los elementos y dimensiones que constituyen la realidad u objeto a analizar.

La vocación multidimensional e integradora del Paradigma de la Complejidad localiza y establece puentes entre los distintos niveles de organización del sistema (ley sistémica de la totalidad) generando enfoques integrados del conocimiento (Núñez Cubero, L. y Romero Pérez, C.:2003:132 y ss.). Esta nueva forma de pensar y hacer ciencia desde la Complejidad y el Caos implica, entre otras, las siguientes características definitorias:

  1. Analizar la complejidad o, lo que es igual, indagar las relaciones dinámicas del todo con las partes y las relaciones dinámicas entre azar (indeterminado) y necesidad (determinado, probabilístico). El «todo» o «sistema», como nos enseñó la Sistémica, implica algo más que una magnitud, sino como una estructura diferenciada, con identidad (autonomía) propia que responde a un tipo de organización en funcionamiento y en relación específica. Esta estructura o sistema estaría compuesta por elementos interrelacionados que actúan y retroactúan en el interior del sistema en un flujo dinámico haciendo funcionar al sistema, transformándolo por los intercambios con el medio (entorno del sistema).
  2. Analizar lo caótico, es decir, el comportamiento impredecible del sistema pero que responde, no obstante, a un orden subyacente.

No debe olvidarse que caos no es desorden, sino aparente desorden manifiesto que, sin embargo, responde a un orden latente. Los sistemas caóticos implican una dependencia sensible a las condiciones iniciales y son aperiódicos, por lo que resulta difícil predecir su trayectoria o evolución.

Descubrir el comportamiento caótico del sistema o ese orden subyacente es el objetivo de la Teoría del Caos. Descubrir los atractores o focos activos de los sistemas, sean físicos o sociales, las fluctuaciones, la fractalidad, la coevolución de distintos sistemas, etc. son entre otros, dimensiones de la realidad que es posible conocer mediante esta teoría y este nuevo Paradigma Científico.

Mediante el Paradigma de la Complejidad nos aproximamos a una nueva forma de pensar la realidad. Si la ciencia mecanicista aspiraba al conocimiento de lo universal, la ciencia de la complejidad aspira al conocimiento de la diversidad y lo particular.

Frente a una ciencia dualista, el Paradigma de la Complejidad se estructura sobre presupuestos no dualistas que reconoce diferencias de procesos de naturaleza diferente –bio-físicos, psicosociales y socioculturales– integrados en un sistema o todo organizado en funcionamiento. Frente a una ciencia reduccionista y monolingüe, el Paradigma de la Complejidad nos exhorta a construir una ciencia integradora y, por tanto, inter y transdisciplinar. Frente a una ciencia que excluye la aleatoriedad, las bifurcaciones y fluctuaciones, en definitiva, el tiempo y, con ello, la irreversibilidad, el Paradigma de la Complejidad los incorpora y, con ello, la capacidad evolutiva y posibilidades transformadoras de los sistemas. Frente a la visión entrópica de la realidad, se opone, en el Paradigma de la Complejidad, la visión sinérgica de la misma. Frente al monismo científico de la ciencia paradigmática –Ciencia analítico mecanicista–, el pluralismo metodológico del Paradigma de la Complejidad.

Si interiorizamos el mensaje de la contextualización del paradigma de la complejidad en la educación superior en el Ecuador, se antecede de un análisis crítico sobre los presupuestos teóricos que sustentan el mismo y del momento histórico que vive nuestro país inmerso en ofrecer un perfeccionamiento, cambio y profundad transformaciones en la educación superior, se considera inteligente y oportuno reflexionar sobre estos apuntes teóricos que en estos momentos la comunidad científica internacional dedica sus energías y esfuerzos a la noble tarea de la educación.

Desde estas reflexiones exhortamos a la comunidad universitaria a debatir el tema que pensamos es transcendental para el perfeccionamiento que se lleva a vías de hecho en estos momentos en el Ecuador.

TECNOLOGÍA PARA LA INCLUSIÓN EDUCATIVA

He sostenido reuniones con altos funcionarios de la gerencia de TELCONET y hemos bautizado un proyecto que desde hace algún tiempo venimos madurando, «NETLIFE LEARNING» es un proyecto innovador en el marco del desarrollo de productos educativos masivos – inclusivos para la universalización de la educación con la utilización de los grandes medios tecnológicos desplegados y las nuevas tendencias. Sustentándose en convenios entre los centros generadores de conocimientos y las empresas tecnológicas para el desarrollo de experiencias piloto, conforme se previó en el planeamiento estratégico de la UMET y la Fundación Metropolitana; y, según obra en el ideario metropolitano que he apoyado todos estos años, conforme a un modelo educativo y pedagógico consecuente con sus nociones de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación (CTS+i).

Entre las estrategias de la Fundación Metropolitana y su auspicio a la Universidad Metropolitana del Ecuador se encuentra el fomento de la virtualización como medio imprescindible para el acceso a al Educación Superior. Los modelos de educación que brindan la posibilidad de obtención de «grados modulares y desagregados» de manera personalizada ofrecen una opción de continuidad de estudios en diferentes fases que rompen los caminos tradicionales para la titulación y acreditación. Las oportunidades para que «los estudiantes combinen su educación formal con cursos modulares en línea, a un costo asequible, estarían estableciendo una continuidad de aprendizaje que potenciará una fuerza laboral en evolución, acorde a las nuevas posibilidades de las tecnologías educativas y su amplia diseminación, cada vez más accesible». A pesar de lo positivo de esta frase tomada de un informe internacional, hay que reconocer que la accesibilidad es limitada ante barreras que tendrán que vencer las políticas públicas inclusivas y la acción los actores promotores y protagonistas del desarrollo. Las Instituciones de Educación Superior deberán ser un espacio generador de innovación ante tales desafíos.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS CONSULTORIOS JURÍDICOS DE LA UMET EN TODOS SUS ESCENARIOS

A raíz de la publicación sobre el Reconocimiento recibido en Guayaquil, varios colegas me han comentado sobre la actividad relevante de los Consultorios Jurídicos Gratuitos de la UMET y su actividad durante la contingencia sanitaria. Por lo que he considerado ampliar esta información y ofrecer más detalles sobre lo ocurrido en el acto de entrega en Guayaquil.

A la manera de resumen, cabe destacar que la Universidad posee Consultorios en las sedes Matriz Guayaquil, sede Quito y sede Machala, cuya actividad ha sido sostenida desde su creación con un alto impacto en la sociedad.

En conversación con la Decana de la Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Educación, Lic. Yailén Monzón Brugueras, PhD., se informó que la labor de los Consultorios complementa el trabajo de defensa técnica gratuita que ofrece la Defensoría Pública del Ecuador a escala nacional con el fin de asegurar la asistencia legal con énfasis en las personas en situación económica vulnerable y grupos que requieren atención prioritaria. Cada año, los consultorios universitarios son objeto de evaluación y se acredita su continuidad de funcionamiento.

Intervención del Defensor Público General Dr. Ángel Torres Machuca

En el ámbito de la función sustantiva universitaria de la vinculación con la sociedad en las carreras de Derecho, la labor de la UMET no se limita solo a los servicios que brindan los Consultorios; sino que son el escenario de prácticas de los estudiantes, incluyendo intercambio estudiantil con otras instituciones, como parte de los procesos de aprendizaje, formación en valores y promoción de la transformación social, difusión y devolución de conocimientos académicos y científicos desde un enfoque de derechos, equidad y responsabilidad social.

Intervención del Dr. Carlos Espinoza Cordero, Canciller de la UMET y Presidente Vitalicio de la Fundación Metropolitana

En el Reconocimiento recibido al Consultorio de la matriz Guayaquil, pesan los aportes en materia de asesorías en todas las ramas del Derecho y patrocinios en las materias de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, Violencia Intrafamiliar (víctimas), Penal (víctimas) y para ciertos delitos, autorizadas por la Defensoría Pública. Según reporta la Coordinadora, desde el 22 de junio del 2021 al 29 de marzo del 2022, se han realizado una totalidad de 464 asesorías y 28 patrocinios en las mencionadas materias.

Recibimiento por el Rector Dr Diego Ramón Luna Álvarez

En tanto que, la sede Quito sostiene dos Consultorios, ubicados en sus sedes en “Colinas del Norte” y “Vozandes”. Este último también objeto de reconocimiento por la Defensoría en el año 2021.

En la sede Quito, entre enero de 2021 hasta marzo de 2022, los consultorios dieron cobertura a 195 causas, 141 asesorías y 54 patrocinios. En materias tales como: Civil, Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia, Laboral, Movilidad Humana, Penal, Inquilinato y Violencia Intrafamiliar; según reporta el Coordinador.

En la sede Machala, funciona otro Consultorio, con una amplia cobertura en las materias de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia Derecho Laboral Y Violencia Intrafamiliar. En este caso, según se reporta por la coordinación de la sede, entre enero de 2021 y marzo de 2022, se realizaron en Machala 985 asesorías y 395 patrocinios.

Sin lugar a dudas los reconocimientos recibidos por la Defensoría y los beneficiarios, la calidad, el esfuerzo y el tesón de esos colectivos de las carreras, son de una alta significación para la comunidad universitaria.

NUEVA DISTINCIÓN AL COMPROMISO SOCIAL DE LA UNIVERSIDAD METROPOLITANA DEL ECUADOR

La calidad, alcance y compromiso social de las Universidades y Escuelas Politécnicas, más allá de modelos de evaluación y percepciones coyunturales diversas, debe medirse siempre por su impacto en la sociedad y el reconocimiento de los actores sociales. Contrastando con los recursos de los que se dispone en las instituciones que reciben un presupuesto del estado, la Universidad Metropolitana mantuvo vivos sus procesos y sus funciones sustantivas de Educación Superior en los momentos más duros de la emergencia sanitaria. Así lo reconoció el Defensor Público General Dr. Angel Torres Machuca y su equipo de la Defensoría Pública del Ecuador.

La labor destacada del Consultorio Jurídico Gratuito de la carrera de Derecho en la matriz Guayaquil, fue objeto del más alto reconocimiento por la labor destacada realizada durante el cuarto trimestre del año 2021, según refiere el certificado, “en beneficio de las personas de escasos recursos económicos, en situación de vulnerabilidad e indefensión”.  

El modelo de gestión de la Universidad Metropolitana es y será un referente de lo que puede hacer la Universidad por la sociedad ecuatoriana. No cesaremos en nuestro empeño ni un minuto a pesar de cualquier adversidad.

Llegue este reconocimiento a los profesores y estudiantes y a la comunidad universitaria en general, con el desafío de ser cada vez mejores y servir a la sociedad.

ARTICULACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR A LA ECONOMÍA SOCIAL DE LOS CONOCIMIENTOS, LA CREATIVIDAD Y LA INNOVACIÓN

La economía social de los conocimientos es un recurso a movilizar en función de la recuperación económica y el combate de la pobreza en el Ecuador. La inclusión social como concepto es más amplia y está plasmada en la constitución de la República.

La innovación es también un elemento clave para garantizar la gobernanza del sistema, de las instituciones y su autonomía responsable en función de los principios de la educación superior.

El Código Orgánico de la Economía Social de los Conocimientos, Creatividad e Innovaciónes un cuerpo legal que rige a las personas naturales, jurídicas y demás formas asociativas que conforman el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología, Innovación y Saberes Ancestrales y su articulación con sistemas de educación, educación superior y cultura en el marco de la economía social de los conocimientos. Su objetivo es construir y potenciar los cimientos para cambiar el modelo productivo del país, basado en el talento humano ecuatoriano, a través de la ciencia y la innovación.

La articulación que busca el Código Ingenios con el sistema de Educación Superior es posible atendiendo a los artículos 18 al 27 del TÍTULO III “DE LOS ESPACIOS PARA EL DESARROLLO DEL SISTEMA NACIONAL DE CIENCIA, TECNOLOGÍA, INNOVACIÓN Y SABERES ANCESTRALES”, en el que se definen espacios y en los que las Instituciones de Educación Superior son señalados como actores (Asamblea Nacional, 2016).

No obstante, la articulación de las IES debe darse en todas las funciones sustantivas de educación superior orientadas a la colectividad como un ente movilizador de conocimientos; provocar y alentar la convocatoria y la promoción de proyectos orientados a conformar espacios en ecosistemas de innovación, que involucren a todos los sectores, así como en iniciativas que según sus alcances puedan alentar la innovación en redes, con alianzas estratégicas con empresas y con los gobiernos locales. La internacionalización es un factor clave en este empeño. y bien podemos decirlo los actores de la educación superior que hemos apostado a ello.

La formación de profesionales en una modalidad Dual es una de las alternativas de articulación de funciones sustantivas de la educación superior a la producción de bienes y servicios y los territorios. Deberá constituirse en la forma natural en que las instituciones se integran a espacios y ecosistemas de innovación empresariales y territoriales. Desde la docencia en la institución y su articulación en la empresa se dan los elementos para la investigación y la innovación pertinentes. Para la investigación y la modalidad de formación Dual deben aplicarse los aspectos que norma el Código en cuanto a las DISPOSICIÓN REFORMATORIA PRIMERA a la Ley Orgánica de Régimen Tributario Interno. Sobre lo cual existe actualmente inoperancia y ambigüedad. Un peligro de omisión en épocas de reformas, precisamente cuando más se necesita acticulación de la educación superior a la matriz productiva,

La exoneración tributaria señalada en el Código y otras facilidades a la I+D+i son fuente de financiamiento para el fomento ciencia, tecnología e innovación.

El sector de la producción de bienes y servicios y los gobiernos locales deben ser actores clave demandantes de los ecosistemas de innovación y de la formación del capital humano y recibir a cambio los beneficios que se señalan en el Código en cuanto a las exoneraciones tributarias; y por su parte, también los órganos de Educación Superior y las IES deben ser inductoras de la innovación a partir de sus sistemas de gestión del conocimiento y la innovación.

Referencia: ASAMBLEA NACIONAL. (2016). CÓDIGO ORGÁNICO DE LA ECONOMÍA SOCIAL DE LOS CONOCIMIENTOS, CREATIVIDAD E INNOVACIÓN. Quito: Asamblea Nacional.

UNIVERSIDAD DE INCLUSIÓN, INNOVACIÓN Y CAMBIO

He publicado este libro para socializar a la comunidad el modelo de gestión seguido y los resultados obtenidos al cierre de una etapa comprendida entre la aprobación de la Ley de creación hasta los veinte años de existencia de la UMET coincidiendo con su última evaluación externa.

En el libro se presentan los resultados de la sistematización de la experiencia de gestión de la Universidad. Para ello he contado con un equipo profesional en el marco del proyecto “Observatorio Metropolitano de Inteligencia Competitiva, Ciencia, Tecnología, Innovación y Saberes”.

En el texto se relata, desde la investigación, la validación del ideario fundacional y los elementos del modelo de gestión construido, así como la proyección a futuro. Hemos analizado elementos técnicos de la gestión estratégica institucional articulada a un modelo educativo y pedagógico funcional y armónicamente comprometido con una universidad de inclusión, innovación y cambio.

La evolución, tangible desde las evaluaciones de los organismos vigentes y actuantes en la época de la Ley de creación, permite apreciar la incidencia de un marco jurídico de excelencia en la progresión de los procesos de gestión universitaria. El cual entre otros factores, iniciativas, estrategias, tácticas y actuaciones es analizado en el documento.

Puedes encontrarlo en: Editorial Universo Sur / Universidad de Cienfuegos

UMET: UNIVERSIDAD ACREDITADA. DESEMPEÑO DE EXCELENCIA EN LA EVALUACIÓN INSTITUCIONAL CACES – 2019

El Consejo de Aseguramiento de la Calidad (CACES), dio a conocer los resultados finales de la evaluación institucional a las Universidades y Escuelas Politécnicas este 26 de octubre y entregó en el día de hoy, martes 27, los certificados a las instituciones con la matriz en la ciudad de Guayaquil.

Acaba de ocurrir el acto solemne de la socialización en línea de los resultados con la comunidad universitaria. Un acto emotivo, pero limitado por el cómo en tan breve espacio poder contar con la presencia de todas y todos y mencionar sin omisiones a los que estuvieron y están que han hecho posible este momento cumbre para la UMET, que no es más que una continuidad hacia metas superiores.

Mediante la Resolución No. 151-SE-33-CACES-2020, dada y firmada en la ciudad de San Francisco de Quito, D.M. en la Trigésima Tercera Sesión Extraordinaria del Pleno del Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior, llevada a cabo a los veinte y cinco (25) días del mes de octubre de 2020, en su artículo 2, se expresa la condición de acreditación de la UNIVERSIDAD METROPOLITANA por el período de cinco (5) años, por haber alcanzado los criterios y estándares determinados en el Modelo de Evaluación Externa de Universidades y Escuelas Politécnicas conforme con la metodología de acreditación.

Según este informe sobre la calificación de los estándares de acreditación, del proceso de evaluación externa CACES – 2019, la UMET recibió calificaciones del más alto nivel de desempeño institucional. De los 20 estándares de acreditación evaluados, 17 recibieron la máxima calificación por el comité evaluador externo, 2 fueron calificados con una aproximación al cumplimiento y 1 en cumplimiento parcial. Ningún estándar de acreditación recibió calificaciones de insuficiente o deficiente.

Calculando una razón del desempeño de estos estándares, el desempeño institucional se estimó en un 95 % (95/100). Lo que significa un resultado de acreditación sin precedentes que permite apreciar el camino a la excelencia con un salto cualitativo muy significativo en los últimos cinco años como resultado de los planes de mejora emprendidos y su articulación con el planeamiento estratégico y operativo institucional.

Destacan indicadores cuantitativos tales como:

Titularidad de los profesores = 85,45 % /

Tasa de formación de profesores = 41,50 %

Tasa de titulación de grado = 67,89 %

Percápita de publicación de artículos en revistas indexadas = 3,37

De igual manera la sede Machala, evaluada en esta ocasión sin fines de acreditación recibió las más altas calificaciones en 14 estándares sin fines de acreditación que fueron evaluados en particular a la sede y los que fueron evaluados en su conjunto como parte de la institución, demostrando una vez más el avance y excelencia de este escenario universitario en la provincia El Oro.

El reto institucional está plasmado en el PEDI 2020 – 2025 de la UMET, lo cual, en su actualización, deberá contener acciones de mejora en la ejecución de la investigación y la vinculación con la sociedad al nivel de toda la institución y la mejora sustantiva de los estándares proyectivos, los cuales expresaron en el modelo aplicado, niveles superiores de alcance a todo el Sistema de Educación Superior en los años venideros. En este sentido, la UMET deberá enfocarse en el intercambio académico internacional, específicamente en la ejecución de programas de intercambio estudiantil, en los que se convalidan y homologan los estudios y/o prácticas realizadas por estudiantes de la institución en universidades extranjeras y de estudiantes extranjeros en la institución nacional, así como el fomento de sistemas interconectados de recursos de aprendizaje e investigación.

Según se expresa en el artículo 3 de la mencionada resolución de acreditación, la UMET dispondrá de un plazo de tres meses contados a partir de la notificación para presentar su plan de aseguramiento de la calidad, lo cual deberá ser un proceso articulado a la actualización del PEDI 2020 – 2025.

El reto del porvenir inmediato, de mediano y largo plazos requerirá cooperación, dedicación, esfuerzo y sabiduría.

SISTEMA ESTRUCTURADO DE GESTIÓN DEL APRENDIZAJE VIRTUAL COMO PARTE DE UNA ESTRATEGIA AL CORTO PLAZO

La virtualización de la Universidad Metropolitana del Ecuador se basa en la integración de procesos y su automatización a fin de contar con los sistemas y plataformas informáticas capaces de sustentar los cambios que implica la modernización y actualizaciones que requiere este cambio concebido por el planeamiento estratégico institucional (PEDI 2020 – 2025) y el factor de aceleración debido a la contingencia de la COVID – 19 en el transcurso del año 2020.

Para ello, la Comisión de Innovación del Comité Científico construyó la el Plan Estratégico de Virtualización 2020 – 2025, el cual se encuentra en proceso de implementación desde enero de 2020.

Los mayores avances, motivados por la necesidad, se encuentran en el Área de Resultado Clave No. 3 de la estrategia: «Sistema Estructurado de Gestión del Aprendizaje Virtual» (SEGAV), el cual se consolida para el cumplimiento de la meta de una mejora progresiva con altos estándares de funcionalidad y calidad, brindar soporte a las aulas virtuales de la oferta académica de grado, posgrado, educación continua, profesionalización y certificaciones, facilitando el soporte mediante las ventajas de las plataformas LMS, tecnologías avanzadas de telepresencia y el uso de recursos para el aprendizaje y la investigación cumpliendo los atributos de calidad del proceso enseñanza – aprendizaje y el desarrollo tecnología educativa avanzada y competitiva.

La UMET ha concebido la organización y soporte a los entornos virtuales de aprendizaje como como un sistema, que ha sido denominado como el “Sistema Estructurado de Gestión del Aprendizaje Virtual” (SEGAV); el mismo que está conformado por la interacción entre las estructuras académicas, para las funciones sustantivas de formación, investigación e innovación y vinculación con la sociedad y las estructuras de soporte de las tecnologías y los recursos. El SEGAV articulas las funciones del Centro de Educación Semipresencial, a Distancia y en Línea (CESDEL), el Departamento de Tecnologías Informáticas y el Centro de Recursos de Aprendizaje e Investigación (CRAI).

Para conocer sobre esa estructura, sus condiciones y proyección, les invito a la lectura del artículo «Sistema estructurado de gestión del aprendizaje virtual de la Universidad Metropolitana del Ecuador».

Espinoza Cordero, C. X., Socorro Castro, A. R., Soler McCook, J. M., Hernández Toazo, H., & Guerra Maldonado, C. P. (2020). Sistema estructurado de gestión del aprendizaje virtual de la Universidad Metropolitana del Ecuador. Revista Universidad y Sociedad, 12(5), 404-413

https://rus.ucf.edu.cu/index.php/rus/article/view/1726/1728